16/04/2020

La actuación del Instituto Nacional de la Propriedad Industrial Brasileño (INPI) en el trámite prioritario para las solicitudes de patentes relacionadas con el combate al COVID-19

31 Dez 1969

La pandemia que estamos viviendo a causa del nuevo Coronavirus (COVID-19) ha afectado a toda la población mundial, a nuestros gobiernos, economías, formas de trabajar, de interactuar y de relacionarnos los unos con los otros.

Es importante resaltar que una pandemia de esta magnitud y sus consecuencias – tales como la cuarentena de casi todos los sectores y servicios, así como el distanciamiento social – en la dinámica del mundo actual, me arriesgo decir, era inimaginable para la gran mayoría de la población mundial.

Según el Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, dicha pandemia de COVID-19 es el más grande desafío que el mundo ha enfrentado desde la Segunda Guerra Mundial. Para él, esta situación puede conllevar una recesión sin igual, y por eso, exige una respuesta fuerte y eficaz.

Al relacionar este escenario con la Propiedad Industrial, la oficina de patente (INPI) de Brasil actúa de acuerdo a las medidas adoptadas por los gobernantes y por las instituciones políticas de todo el mundo, y publicó, el martes pasado, 7 de abril de 2020, la Ordenanza Nº 149/2020, que establece la creación de la modalidad de trámite prioritario (fast track) de solicitudes de patentes que se refieren a productos y procesos farmacéuticos, así como a equipos y/o materiales de uso en la salud, destinados al diagnóstico, a la prevención y al tratamiento del COVID-19.

Importante observar que dicha medida fue publicada en una fecha muy importante, puesto que el 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud, fecha esta que, en este momento, debe ser ampliamente divulgada, con el objetivo de incentivar aún más los cuidados de la población con la salud personal y la de los otros.

La necesidad de adoptar esta modalidad específica de examen prioritario en el presente momento es de extrema importancia, y el INPI avanzó en este sentido, si lo comparamos a otros países de América Latina y también de todo el mundo, puesto que si dependiéramos del trámite usual de una solicitud de patente, desde su fecha de presentación en INPI hasta su concesión – debido al retraso (“backlog”) existente –, llevaría años hasta que el titulo fuera expedido, y mucho probablemente este documento no ofrecería la misma utilidad a la población en el futuro, pues el momento de actuar es ahora.

La implementación de las medidas de examen prioritario de PI en Brasil está siendo bastante eficaz en la aceleración del análisis de solicitudes de patentes y de su subsecuente concesión. Dichas solicitudes, si siguieran el flujo usual, podrían tardar – dependiendo del área técnica – de 6 a 8 años para empezar sus exámenes de fondo. Sin embargo, con los trámites prioritarios, el tiempo para el examen y la concesión de la solicitud puede reducirse a 2 años, y en algunos casos a aún menos, lo que es una gran avanzo para el la Autarquía brasileña.

Por esta razón, se estima que el trámite de examen prioritario específico para solicitudes de patentes con tecnologías relacionadas con el COVID-19 sea un éxito en nuestro país, así como lo ha sido para otras modalidades de este tipo de aceleración de examen.

Además de la celeridad, la divulgación de estas solicitudes de patentes consecuentemente incentivará el desarrollo y el mejoramiento de tecnologías de industrias, de instituciones de enseñanza, investigación y desarrollo, de empresas, e incluso incentivará a los investigadores y estudiosos del área, puesto que las instituciones científicas brasileñas y muchas de nuestras universidades se destacan en la investigación de diversas enfermedades, lo que no es diferente con el COVID-19, puesto que tales sectores están siempre buscando soluciones innovadoras para luchar contra las epidemias (en este caso, la pandemia) que insisten en asolar, de tiempos en tiempos, a la población.

El pionerismo de Brasil en este tema muy probablemente influenciará la visión estratégica de la Propiedad Industrial de otros países, especialmente de nuestros vecinos Sudamericanos y, siendo así, es improbable que otros Institutos de Propiedad Industrial alrededor del mundo no adopten este modelo de examen prioritario, si necesario, o alguna modalidad semejante, con el objetivo de garantizar aún más la celeridad en el examen y la concesión de las tecnologías dedicadas a los productos, procesos farmacéuticos, equipos y materiales de uso en la salud, apuntando al diagnóstico, a la prevención y al tratamiento del COVID-19.

 

Tainá Melo Karklis es Técnica de Patentes de la oficina Gruenbaum, Possinhas & Teixeira.